¿Qué se ta xugando Catalunya y los pueblos del estáu’l 27-S?

Espublizáu'l 10 de Setiembre de 2015 por llar867 na categoría Analís políticu

Sin título-1Esti articulín surde, como tantes vegaes, tres d’un alderique peles redes sociales. Con motivu de la celebración del 8 de setiembre, día oficial d’Asturies -otru día falamos d’esto y sobre cómo se podría reinterpretar la data en cuestión-, Podemos entamó una folixa en Xixón cola presencia de Juan Carlos Monedero, una de les trés cabeces más visibles del partíu y otros cargos electos asturianos. L’actu, con bien de xente, foi cubiertu pola prensa asturiana, siendo les pallabres del políticu madrilanu les que coparon la información, lo que podría ser constitutivo d’análisis per si mesmo -con unos medios provincianos dafechu- y de cómo informen sobre un supuestu Día [nacional] d’Asturies, seique tamién de la inxenuidá de la organización, que vió como les sos figures mediátiques n’Asturies quedaben nun segundu planu clisaes pola figura del profesor de la Complutense.

Pos bien, el propiu Monedero, según la prensa, afalagó l’exemplu d’Asturies “de convivencia ente la nuesa identidá y l’estáu”, mui al estilu de lo que ficiere’l presidente asturianu Javier Fernández que, otra vegada más, pronunció’l so discursu a la nación del 8-S falando de lo que más esmolez a les asturianes y asturianos: Catalunya. “Asturias se muestra segura de sí misma, canta a la patria como en ninguna parte del país, sin que esa mención inflame ansias de exclusión o alejamiento”, empapielló.

Les declaraciones de Monedero, autor d’otres cites clásiques yá como “empezar de cero en Catalunya no es posible porque llevamos más de cinco siglos juntos” o “la independencia es un sueño irreal”, al que se-y atribúi una militancia “antinacionalista” (ergo, probablemente mui averada a lo qu’en munches ocasiones nel nuesu contestu acaba siendo ser nacionalista español) con proclames del estilu “el nacionalismo [periféricu], esa patraña de Braveheart”, permítenos introducir y poner en contestu la celebración d’unes plebiscitaries catalanes esti 27-S, analizar les postures que se tán dando na so organización y/o que s’habríen de tener dende postures soberanistes y, tamién, democrátiques.

El choque de trenes nacionalistes que nun lo ye

http://www.periodistadigital.com/imagenes/2013/12/21/cataluna-referendum-soberanismo-e-independencia.jpgAldericaba sobre estes coses nun filu d’una rede social con un compañeru adscritu al asturianismu cultural y políticu, que ta na órbita de Podemos n’Asturies, y qu’interpretaba les pallabres de Juan Carlos Monedero en clave federalista cuando definía Asturies “como una comunidá que defendía la so propia identidá ensin necesidá de  contraponela a la realidá plural d’esti estáu” nun momentu de “choque de trenes nacionalistes”.

Veníenme entós, a mi, delles considerances que podríen valir p’abrir un alderique dende postures non sucursalistes sobre les estratexes que se tán dando dende la formación morada énte les eleiciones catalanes.

En primer llugar, en Catalunya paezme custionable esa defincion del choque de trenes nacionalistes. Esi discursu, tan de tertulia de radio estatal, vien a igualar a soberanistes y unionistes como una suerte d’estremos que se toquen: la eterna frase fecha. Si hai un choque de trenes, esti ye ente demócrates -los que tán a favor de que’l pueblu catalán decida’l so futuru- y antidemócrates -que non, y que nun quier siquiera que se fale d’ello-. Yá se sabe, lo que se llama igual, al final “ye igual”. Y dende llueu que nun lo ye.

L’Asturies “segura de sigo mesma”

En segundu llugar, per muncho que-y convenga dicilo a Monedero, Asturies nun defende la so identidá de nenguna de les maneres. Nin contraponiéndola nin nun la contraponiendo a una más que discutible ¿”identidá española”?. https://s-media-cache-ak0.pinimg.com/736x/ae/5a/fa/ae5afa59b9e484397b619d825c955301.jpg¿De qué? ¡Si precisamente lo que vivimos n’Asturies ye un procesu de  sostitución/imposición cultural evidente onde una identidá tien tol prestixu social ganáu mentanto la otra ye obligada a ser subsidiaria per aciu de mitos fundacionales como’l cuadonguismu y el ser “la cuna de España”!. ¿Ónde convive n’harmonía la identidá asturiana y española? ¿Na escuela? ¿Na televisión? ¿Nes instituciones? ¿Nes fiestes? ¿Nos periódicos? Non. Nun tracamundiemos la non capacidá eleutoral o social p’afondar nes contradicciones obvies ente lo asturiano y lo tradicionalmente entendío como “typical spanish” con vivir un status d’igualdá o confort identitariu que nun existe o, que si  existe, ye como aquella “paz de los cementerios”.

Per otru llau, la postura de Monedero, y tamién de los que manden en Podemos, avérase más a la estratexa de pasar “de puntilles” nel tema catalán y vascu y salvar los muebles eleutoralmente, ampliando’l caladeru de votos, más qu’a una aproximación a un modelu d’estáu alternativu. Recordemos que nestes eleiciones la propuesta estrella de Podemos pa Catalunya ye un réxime fiscal más favoratible “pa seducilos” (sic). Ello ye: más perres. Básicamente, les propuestes del PP y  PSOE pa con una CiU que depués podía declarar en llibertá les sos  cuentes n’Andorra mentanto se blindaba un autonomismu que terminó siendo una falcatrúa como seutores combativos catalanes siempre espresaron y siempre combatieron.

Federalismu: ¿una vocación real o un mal menor?

L’actitú de la cúpula de Podemos -ergo del partíu- ye la típica d’organizaciones de calter estatal que, precisamente, nos sitios onde hai un fondu sentimientu nacional averen el so discursu a posiciones federalistes. Mentanto, en sitios onde non, nun se fai trabayu de base. Llevamos  viviéndolo n’Asturies milenta años: onde’l PSOE defende que Catalunya ye una nación, equí, la FSA una “región”; onde’l PSOE usa’l galego ensin complexos, equí, refuga los derechos llingüísticos. Nun existe en Podemos un análisis de la custión nacional rigurosu en términos políticos. Nun s’interpreta l’estáu como una cárcele o, si queremos dulcificalo, una federación de  pueblos qu’han d’emponderase, empoderase y ser conscientes de selo pa, dende la  propia soberanía, construyir un proyeutu en común. Ehí tenemos lo federalizante de les sos primaries de circunscripción única o cómo los estatutos de la organización torguen dafechu la capacidá de decidir de lo que se da en llamar “territorios”, como si fueren poco  más qu’una seición de “bluyíns” d’El Corte Inglés. Non, nun se ye quién a ver en Podemos nin en Monedero nengún discursu federalizante. Non más que como coartada pa disimular un patriotismu español “nes trés naciones  oficiales, Catalunya, País Vascu y Galiza” del que s’echa mano pa desendolcar una estratexa (en terminoloxía estrictamente política) populista.

 Podemos, les catalanes y l’últimu cartuchu na recámara del unionismu

Les  compañeres y compañeros que militen na mesma organización que Monedero y que tienen concencia social y nacional -que ye evidente que les hai, y non poques-, han saber que la campaña que se ta desendolcando en Catalunya con motivu  del 27S ta siendo de les más puerques que se tien visto n’años.

Ayer mesmo, el propiu Pablo Iglesias llamaba al votu en Rubí (Barcelona) pa Catalunya Si Que Es Pot (plataforma de confluencia ente Podemos, Iniciativa per Catalunya y Equo) a los fíos y ñetes d’andaluces y estremeñes en Catalunya apelando “a que nun s’avergoñaren del so apellíu”. Testual. ¡A nun avergoñase!. Apélase a lo étnico pa frenar el votu a les organizaciones partidiaries del Sí. Yá lo dicía Leguina l’otru día nun artículu igualmente etnicista: “El 91% de la población catalana y el 88% de la vasca tiene, entres sus dos apellidos, al menos uno típicamente “español””, como si se pudiere separtar a les persones que viven, trabayen y producen nun sitiu polos sos apellíos, como si un apellíu determinare la manera de pensar.

Dízse per activa y per  pasiva que los del sí y los del non son Mas y Rajoy respeutivamente, cuando’l procesu ye de lo más plural y sociolóxicamente muncho más progresista de lo que se tresmite fuera de la propia Catalunya (y pa muestra ehí tán los datos del CEO catalán) y muncho más, por supuesto, que l’unionismu, clarísimamente escoráu a la derecha y a la defensa del réxime y la monarquía. Acúsase al soberanismu de ser corruptu, como si l’unionismu nun lo fuere y como si los corruptos nun acabaren de llegar a posiciones independentistes arrastraos pola mareona social que los obligó a nun quedar n’orsai. ¿Cuándo tuvo pol derechu a decidir una CiU que siempre foi muleta de los  gobiernos del PSOE y PP? Mas, ¿va per delantre o per detrás de la sociedá civil organizada?.

Per último, ye evidente que la independencia del  Principat sedría’l mayor cambiu nel estáu español en sieglos qu’arreyaría un efeutu en cadena que nun sabemos en qué midida podría afeutar en positivo (o en negativo) a Asturies. Dependerá de les dinámiques que se dean nel nuesu país, en cualquier casu.
https://pbs.twimg.com/media/CK6VBg4XAAE8fwK.jpg
Mentanto, Podemos ye -consciente o  inconscientemente- ún de los pocos actores políticos útiles que-y queda na recámara al estáu pa torgar la independencia tres del fracasu  absolutu del PPSOE en Catalunya. Actúese, si se tien conciencia social y nacional, y si se ye verdaderamente internacionalista, en consecuencia dende Asturies. Actúese, tamién, estratéxica y táuticamente sofitando a les organizaciones y persones que lluchen pola soberanía popular y la tresformación social frente a les que la quieren subordinar los procesos constituyentes a lo que pase en Madrid.  Recordemos qu’España, como réxime políticu, aguántalo too…Repúbliques,  monarquíes, dictadures, “democracies” gobernaes por partíos más o menos  lliberales. Too menos la desintegración. Que-y lo entruguen a Portugal.

Asturies y l’asturianismu que precisa esti país siempre llega tarde a toles cites, que nos garren toes al trespié. Entamemos a organizanos pa facenos respetar como pueblu, como dicía un compañeru esti 8 de setiembre n’Uviéu, tres de les esperiencies d’otros momentos constituyentes pasaos que nun llegaron a cristalizar n’Asturies en dalgo granible.

Dicía Eduardo Galeano n’aquel cuentu que la utopía val pa siguir caleyando. Caleyemos, entós. Al nuesu ritmu, cola nuesa realidá que nun ye nin la catalana nin la vasca, pero ensin complexos. Reivindicando soberaníes parciales (enerxética, alimentaria, de la mocedá, de les muyeres…) pa dirixir les nueses vides como nos pruya. Dafechu. P’atopar el nuesu encaxe nun mundu xustu. Nun hemos retrasar más l’articulación de discursos y esfuerzos nel sen de da-y viabilidá a una Asturies que se gobierne a sigo mesma, por y pal pueblu. Una Asturies na que pague la pena vivir.

*